Lo que deja el 2016


Los más de 10 proyectos de traducción en marcha en Perú han logrado continuar con su trabajo durante el 2016.

Por mencionar algunos, dos de los proyectos quechuas (Lambayeque y Abancay) realizan la traducción del Antiguo Testamento por primera vez para sus zonas. Entre ambos, 13 libros han sido avanzados durante el año pasado.

Taller en uso de tecnología para la traducción con los Kichwa del Napo

En la selva central, el equipo Asháninka hizo enormes avances al terminar los borradores del 60% del Antiguo Testamento que aún no tenían en su idioma. Mucho camino queda aún para tener listo el texto para el pueblo pero el avance es un hito enorme en este proceso.

 

Al norte, los traductores Matses y Kichwa en Loreto también han realizado avances en sus traducciones del Nuevo Testamento. Los 8 traductores de ambos equipos necesitan viajar por varios meses al año hasta Iquitos para poder avanzar con la traducción.

El equipo Matses en pleno trabajo de revisión

 

Este año también termino por primera vez la traducción de Génesis y San Juan para el pueblo Yora en la selva central.

Igual que estos, los demás grupos también han continuado con el trabajo. Durante el 2016 más de 30 traductores peruanos que no hablan español como lengua materna han mantenido bajo sus hombros la responsabilidad de la traducción de la biblia para su pueblo. Otros peruanos hispanohablantes y extranjeros también han seguido con su esfuerzo de ayudar a llevar la palabra de Dios a estos pueblos.

Taller en uso de tecnología para la traducción para el pueblo Awajun

Cada traductor peruano no hispanohablantes es una fuente de aliento al ver cómo versículo a versículo ponen todo su esfuerzo para entender el mensaje detrás del texto y traducirlo adecuadamente para su gente. Notar cómo a pesar de su cada vez mayor preparación aún necesitan esforzarse para entender ciertos conceptos bíblicos, hace recordar a los otros miles de peruanos detrás de ellos que se ven abismalmente separados de la esperanza y consuelo de estudiar la palabra de Dios.

Pero esto esfuerzo va dando sus frutos y da esperanza para más y mejores materiales de las escrituras para el pueblo peruano y porque no, para ser capaces de transmitir la experiencia más allá, fuera de la patria donde aún la cuarta parte de los idiomas del mundo no tienen un solo verso de la biblia traducido.

 

Un gran 2017 espera.


[fbcomments]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.