Direct TV en la selva


Hace 8 años visité a unos amigos misioneros en una comunidad en Perú, muy cerca a Brasil. Ahí encontré algo que me ayudó a entender cómo podría ayudar a llevar el evangelio “hasta la último de la tierra”: ¡Una antena de Direct TV en medio de la selva amazónica!

Soy Ingeniero de Sistemas y en aquel viaje llevaba pocos meses de haber decidido cambiar mis planes y servir en misiones transculturales.

Cómo llegué

Partí desde Pucallpa, en Perú, tomando un vuelo en avioneta. Luego de unas dos horas de ver árboles y ríos, aterrizamos en un pequeño poblado fronterizo llamado Puerto Esperanza. Allí me tocó buscar a algún poblador que me llevara río abajo por el Purús en canoa, que es una embarcación para transportarse por los ríos a la que se le adaptan un pequeño motor de hélice muy ruidoso que llamamos peque peque. Después de navegar un tiempo, nos detuvimos a orillas de un barranco alto. Habíamos llegado a la comunidad culina de San Bernardo.

Varias personas bajaron hasta la orilla. Sólo podía decirles “nija” (algo como un “hola”) mientras los escuchaba hablar en su idioma. Me puse la mochila con mucho cuidado (mi computadora estaba allí), cogí la maleta, bajé y los empecé a seguir cuesta arriba. Caminamos a través de las clásicas casas selváticas levantadas sobre el nivel del piso por pilones o columnas (por lo que es necesario usar escaleras en ellas), casas cubiertas de madera y con techos de hoja de palma o láminas de metal. Finalmente llegar a la casa de los misioneros Jim y Cindy Boyer que en ese tiempo traducían el Nuevo Testamento al idioma culina. Escribí sobre este viaje en esta publicación.

Más tarde, mirando una de las tantas casas vecinas, vi una que tenía una antena de Direct TV sobre el techo. Literalmente, ¡televisión por cable en medio de la selva amazónica!

La tecnología está llegando,

eso no se va a evitar.

Sé que una antena no es nada de otro mundo en las ciudades hoy en día, pero encontrarlo en ese ambiente sí fue una gran sorpresa.

…eso no se va a evitar

A través de los años siguientes he visto esa tendencia en otras comunidades. !No todas! pues siguen existiendo muchas comunidades muy aisladas, pero esta antena marca la tendencia actual: TV por cable, smartphones (aunque sea antiguos), música, Internet en algunos casos.

Esto confronta a los pobladores indígenas con dos mundos, el primero, su aislamiento geográfico y el segundo, la llegada de la tecnología. La primera los ha limitado en recursos de educación, salud y aún para recibir el mensaje del evangelio en forma clara. Y la llegada de la tecnología si bien no les trae carreteras, sí les trae la misma información que puede encontrar cualquier joven en Lima: Música, videos, tendencias, noticias y con esto costumbres nuevas, nuevas necesidades, nuevos vicios.

La tecnología está llegando, eso no se va a evitar, ¿entonces qué hacemos como cristianos? Podemos no hacer nada ahora y en años futuros decir “¿cómo no vimos que esto sucedería?”, o podemos entender ahora que no debemos dejar a los hablantes de idiomas indígenas con esta cantidad de información, que tarde o temprano aprenderán a usar. Podemos esforzarnos por presentarles al Señor claramente y sin tergiversaciones. Ser luz para ellos.

Una de estas tantas buenas opciones, es poner el texto bíblico en estos idiomas y mejor aún, enseñarles que ellos mismos pueden hacerlo. Mostrarles cómo pueden grabar sus voces y ponerlo en los celulares, escribir historias de su cultura o crear pequeñas lecciones bíblicas e imprimirlas.

¡Ya sé! nada novedoso tampoco para nosotros, pero para ellos lo es. Es una novedad absoluta para pobladores de comunidades indígenas a donde estos recursos están llegando por primera vez en su historia.
Este año he podido apoyar en alguno de estos esfuerzos y estoy impaciente por contarles sobre alguna de estas aplicaciones en las siguientes publicaciones de este blog.

Si tienes curiosidad sobre la labor de Miriam y mía, puedes ver algo más en el siguiente álbum de fotos.


[fbcomments]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.